Cuando se quita todo…