Nada detiene a los gatos, ni si quiera las puertas cerradas. Hasta por debajo de la puerta se meten!