Ni siquiera cerca quedó…