Los teclados del futuro serán digitales, incluso se puede cambiar de idiomas y colores.