Lo reconstruimos los humanos…