Y a ellas también le duele…