Cuidado con la muñeca del terrror…