La pelota solo quería un amigo…