La tecnología avanza a pasos agigantados, pero muchas veces es mejor lo natural y cotidiano que lo robótico o automático.