Cuando tu gato no quiere que lo toques…